¿Qué es IMI?

(Encontrará una descripción divulgativa sobre el sistema algo más extensa en este folleto)

El mercado único es un espacio sin barreras (permite la libre circulación de bienes, servicios, personas y capitales) que ofrece interesantes oportunidades a los ciudadanos y empresas europeos y es uno de los elementos fundamentales de la economía europea. Está sujeto a una compleja mezcla de normas (Tratados, normas armonizadas y nacionales y el principio de reconocimiento mutuo).

La construcción del Mercado Interior exige cooperación entre autoridades competentes de los estados del Espacio Económico Europeo. Las autoridades públicas (ya sean nacionales, regionales o locales) son las responsables de asegurar el cumplimiento de las normas que regulan el mercado interior para lo que necesitan cooperar estrechamente apoyadas en la confianza mutua y en herramientas adecuadas capaces de superar las barreras prácticas como idioma, estructura administrativa, etc.

El IMI (sistema de información del mercado interior) es una herramienta en línea segura y multilingüe que facilita el intercambio de información entre autoridades públicas, tanto de los Estados miembros como de la Comisión e instituciones UE, implicadas en la implementación práctica de la legislación europea. Aunque los usuarios finales de IMI son las autoridades públicas nacionales, los beneficiarios de esta cooperación administrativa mejorada son los ciudadanos y empresas.

IMI ayuda a las autoridades a llevar adelante sus obligaciones de cooperación administrativa en diversos ámbitos del Mercado Interior y puede adaptarse con esfuerzo cero o mínimo para acoger ámbitos adicionales a los actualmente contemplados. La red IMI conecta ya a miles de autoridades públicas. Ha conseguido modernizar la cooperación transfronteriza y asegurar que el Mercado Interior funcione en la práctica.

Los mecanismos previstos en IMI contemplan los procedimientos más habituales de cooperación:

  • Las consultas son intercambios ‘uno-uno’ entre dos autoridades competentes finales. Se trata por ejemplo de consultar con una autoridad pública de otro estado el reconocimiento de la cualificación de una persona para ejercer una profesión, o de facilitar la prestación de servicios a un particular o empresa radicado en otro estado acudiendo a una autoridad de otro estado para validar o consultar algún dato o documento (en lugar de cargar la prueba sobre el interesado).
  • Las notificaciones y alertas son intercambios ‘uno-muchos’ que permiten a los Estados miembros compartir información con otros EEMM o la Comisión. Sirven para gestionar en la forma prevista por la legislación determinadas situaciones como son alertas que requieren comunicación urgente y difusión hacia las autoridades que puedan necesitar saber de ellas, o notificaciones de información o legislación nacional hacia la Comisión y los EEMM con posibles procesos de debate o aprobación, entre otros usos.
  • Los repositorios IMI permiten a las autoridades compartir información relacionada con un ámbito determinado en una base de datos centralizada. Pueden acoger tanto documentos en fichero como información estructurada a través de formularios con campos. Por ejemplo un repositorio de licencias que pueda ser consultado por las autoridades relevantes de cualquier estado, un repositorio de modelos de documentos nacionales, u otros.
  • Un interfaz público permite a agentes externos comunicar con las autoridades competentes registradas en IMI. IMI no es accesible directamente a los ciudadanos ni empresas, pero procedimientos como el de solicitud de 'Tarjeta Profesional Europea' o los casos Solvit iniciados por los ciudadanos y empresas desencadenan la interacción en IMI de administraciones de los Estados miembros implicados.

¿Cómo conseguir cooperar eficazmente con posibles miles de autoridades competentes a menudo desconocidas en otros estados (con otras lenguas) ante casos particulares? Para resolver estas necesidades surge IMI.

En concreto el IMI ayuda a las autoridades competentes (nacionales, regionales y locales) a:

  • Identificar a su homóloga en otro Estado miembro, mediante una guía de datos de contacto y un mecanismo de búsqueda;
  • Gestionar intercambios de información, incluso de datos personales, basándose en procedimientos simples y unificados;
  • Superar las barreras lingüísticas gracias al uso de flujos de tareas predefinidos y pretraducidos; y
  • Comprobar el estado de cada caso gracias a un mecanismo de seguimiento.

En definitiva, IMI permite a los Estados una cooperación diaria más eficaz en la aplicación de la legislación del mercado interior, facilitando que oficiales, expertos y autoridades competentes en cualquier EEMM localicen a sus homólogos en otro estado sin conocimiento previo de su estructura administrativa y realicen intercambios de información fructíferos pese a no compartir la misma lengua.

IMI respeta la reglamentación y apoya las mejores prácticas, destacando las medidas adoptadas para asegurar una adecuada protección de datos de carácter personal dentro de un sistema paneuropeo. Ratificando esta idoneidad, el sistema IMI se usa para la cooperación administrativa entre las propias agencias de protección de datos nacionales y el supervisor europeo de protección de datos.