Participación de las Comunidades Autónomas en los Asuntos europeos

Autonomous Regions and the European Union

La participación de España en la Unión Europea, iniciada en 1986, y el gradual incremento de las competencias que los sucesivos Tratados comunitarios han ido atribuyendo a las Instituciones europeas tiene efecto directo sobre la organización política interna y sobre las competencias que la Constitución de 1978 atribuyó a las Comunidades Autónomas. Estos efectos son especialmente relevantes en el ámbito de las competencias comunitarias exclusivas, y en concreto respectos de la política de competencia; pero también son intensos en el ámbito de las competencias compartidas, como en agricultura y pesca, medio ambiente, política de cohesión, política social, protección de los consumidores, transportes o energía. Esta situación se ha resuelto en el ámbito español mediante el establecimiento de un sistema de cooperación que hace posible la participación autonómica en los órganos de las instituciones en los que se elaboran y adoptan los actos comunitarios.

Council of Europe and OECD

En el ámbito de otras organizaciones internacionales que actúan a nivel europeo e incluso mundial, y de las que España forma parte, se ha incrementado en los últimos años el trabajo conjunto, el intercambio de información y de criterios, así como la adopción de prácticas administrativas comunes que se han extendido también a las Administraciones territoriales, de modo que en la actualidad la actividad de estas organizaciones no es posible sin la participación final de las regiones y entidades locales de los diferentes Estados.